Te imaginas un mundo sin bananos? Podría pasar.

El mayor productor mundial es la India, que consume buena parte de su producción; el mayor exportador es Ecuador.

Las bananas o plátanos de comer son una maravilla de la ingeniería. Pero no de la divina, como afirman algunos desinformados creacionistas, sino de la humana: de las artes agrícolas del cultivo y la selección de variedades, de la paciencia y del infinito mimo de generaciones de campesinos y de toda una industria mundial. Su cultivo se extiende por tres cuartas partes del mundo (130 países) en cuatro continentes, es la cuarta planta que más se consume en el planeta tras el arroz, el trigo y el maíz; el mayor productor mundial es la India, que consume buena parte de su producción; el mayor exportador es Ecuador. Hay dos grandes variantes, los plátanos llamados ‘macho’, que se consumen cocinados, y las bananas, que se comen crudas y que tienen menos féculas. La taxonomía del grupo es complejísima, ya que hay varias especies y numerosos híbridos. Y el cultivo tampoco es sencillo, ya que no se crían las plastas a partir de semilla sino por propagación a través de trozos del rizoma. La técnica moderna lleva a cabo la propagación en laboratorio, pero en cualquier caso el resultado es que todas las plantas de plátano comercial del planeta son más o menos gemelos idénticos, o si se quiere un ejército clon. Esto les hace susceptibles a enfermedades, como la que ya hizo desaparecer ya la variante Gros Michel de la faz de la tierra en los años 50. Los que conocemos hoy son el cultivar Cavendish, de diferente sabor y que es resistente al hongo que acabó con Gros Michel. Lo malo es que ha surgido una variante agresiva de ese hongo que puede con ella. Y que se está extendiendo. Como ya ha ocurrido

cavendish_bananas_from_peru_and_ecuador

La contaminación es complicada de evitar; no se sabe cómo ha llegado Foc-TR4 a Jordania y Mozambique, por lo que los expertos temen que sea inevitable que acabe llegando a América. Las regiones infectadas han de extremar las precauciones sanitarias, pero la cura no existe; hay variedades cruzadas con poblaciones naturales parcialmente inmunes que se están cultivando en áreas afectadas. Y hay una variedad transgénica que ha recibido genes de resistencia y que está en pruebas en Australia. Si todo falla perderemos nuestras amarillas bananas, una cosecha de exportación de importancia mundial y una guerra con una infección mortal. Sería una muy mala noticia, para mucha gente. Y un mundo más pobre, y más triste El hongo se llama Fusarium oxysporum f. sp.cubense (Foc), y se extiende por las plantaciones como la pólvora; una vez contamina un suelo es casi imposible de erradicar. Por eso no quedó más remedio que eliminar los bananos Gros Michel y reemplazarlos por el cultivar Cavendish, los frutos amarillos (cuando están maduros) que conocemos. Lo malo es que una nueva cepa de Foc llamada Tropical Race 4 (Foc-TR4) apareció en algunas regiones como Taiwan, Indonesia, Malasia, Filipinas, China el norte de Australia, y acaba de ser descubierta en Mozambique y en Jordania. Foc-TR4 mata a las plantas y comparte la dificultad de erradicación que condenó al cultivar Gros Michel. Y si llega a infectar las plantaciones latinoamericanas, que son los principales exportadores del mundo, nos podemos quedar sin estos plátanos para siempre. Y no hay una alternativa obvia.antes, podríamos quedarnos sin plátanos

FERIA

Fuente: blog.rtve.es

100preanuncios.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *